La Ardileña es un pequeño paraíso escondido que nace como un sueño familiar, el de tener una casa con vista al mar como punto de encuentro en las vacaciones, y ese sueño se fue madurando rodeado del encanto y arrullo del mar, que entre su ir y venir acarician nuestra humilde casa, con esa suavidad que da la quietud de una bahía formada por manglares y visitada por bandadas de aves multicolores cantando sus cantares durante el crepúsculo, para dar paso a una noche con un cielo mágicamente estrellado. No hay límites, ¡allí es! ¡allí estamos! ¡el sueño hecho realidad! En pleno corazón de nuestro hermoso Morrocoy en el Estado Falcón de la República Bolivariana de Venezuela. Como todo en la vida… “nada es azar”, todo es fruto del amor y del trabajo, si lo que buscan es nadar, pescar, esquiar, caminar bajo las estrellas o simplemente descansar, aquí lo pueden lograr; así que los invitamos a que vengan a disfrutar de la Ardileña, nuestra casa arquitectónicamente colonial, para así conseguir un carácter tanto natural como refinado en la cual se ha cuidado cada detalle y la atención a las exigencias de nuestros exclusivos huéspedes. Nuestros anfitriones los estarán esperando para brindarles una atención única y de primera!